"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

jueves, 17 de diciembre de 2015


Sueño.




Me hallaba hace unos días rodeado y envuelto entre un nutrido grupo de personas. Cada uno se mostraba, sospecho, tal como es.

Poco a poco iban ocupando su lugar, como piezas de un rompecabezas, en cada uno de los numerosos grupúsculos que se iban organizando de manera totalmente espontánea. 

Hablaban de lo suyo, de sus intereses, de sus preocupaciones, de sus logros, de sus ideales, etc. etc. Lógico por otra parte. Lo hago yo también.

“Conversaciones de poderosa enjundia”, como diría mi amigo Paco.

Entre estos grupúsculos merodeaban un excesivo número de niños que, sin darse la menor cuenta y sin importarles lo más mínimo, aumentaban frenéticamente el nivel de decibelios en un espacio demasiado pequeño para dar cabida a tanto imberbe, a tantos correteos, a tantos juegos, a tantas contiendas y a tantos gemidos por las razones más inverosímiles que jamás me podía imaginar.

Las conversaciones de poderosa enjundia se entremezclaban con los lloros, las demandas y exigencias de los niños que pululaban alrededor y llegaban a mis oídos como un martilleo constante.

Aguanté estoicamente la tragicomedia que me envolvía hasta que no pude más y decidí distanciarme del gran grupo por unos momentos para alcanzar un poco de esa paz y silencio que tanto ansiaba.

En esto observé a un hombre de avanzada edad, aislado de todo y de todos, sentado en un banco, admirando el magnífico paisaje que le rodeaba y absorto, seguramente, en sus pensamientos más profundos. Lo estuve mirando, sin que se diera cuenta, durante un cierto tiempo.

Me quedé con ganas de sentarme a su lado y conocerlo, pero dispuse que mejor sería respetar su silencio, su soledad y sus pensamientos.  Lo imaginé haciendo un repaso a toda su vida, ordenando sus ideas, recordando su pasado y haciendo balance de todo lo vivido. Recordando y soñando al mismo tiempo.


Si. Se merecía que no le interrumpiera y así lo hice. Yo también lo hubiera preferido así.


Ricardo López Rubio
(Datos EXIF - D7100 - ISO100 - 18mm - f/5,6 - 1/1250 sg.)