"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

sábado, 14 de noviembre de 2015









Vergüenza.




Una vez más la sinrazón ha vuelto a salir a la calle para lucir y ofrecer al mundo su peor cara. La cara del despropósito, la barbarie y la insensatez.

Una vez más, y en manos del mal llamado ser humano, éste ha vuelto a demostrar la fiera que lleva dentro y el terrible daño que puede causar, y de hecho causa, a los de su misma especie.

Una vez más el odio y la venganza han sido más fuertes que la palabra y han acabado con la vida, con la ilusión y con la esperanza de muchas personas que sólo deseamos vivir en paz.

El mundo se resquebraja, se diluye y se hunde como consecuencia de la actitud de una sociedad carente de los mínimos valores para poder sacarlo adelante.

Hoy la palabra, para mí, ya no tiene ningún valor y por tanto nula credibilidad. No es más que papel mojado. La esperanza y la fe son meras palabras inconclusas que no llevan a ningún término, más que para alargar y disfrazar lo que es una gran mentira.

La situación en la que se encuentra nuestra sociedad necesita de otras acciones para poder rescatarla del caos en el que está abocada. El tratamiento que le estamos aplicando no surte el efecto deseado y debemos encontrar otras soluciones para no agravar, aún más, esta triste realidad.

Pasan los años y el deterioro es mayor en todos los espacios. El ámbito social, el cultural, el político, el económico… todo ellos están gravemente afectados por la cruel actitud del mal llamado ser humano.

Siento vergüenza propia y ajena por haber llegado a estos extremos de victimismo y desesperanza pero es que ya no creo nada en el ser humano.

Hablan para mantenernos callados y hacernos creer que en un futuro todo cambiará a mejor y que los asuntos se irán solucionando poco a poco. Hasta cuando!!!!

Ya no creo en nada ni en nadie y ese haz de luz de esperanza del que tanto hablan y quieren que vea es cada vez más difuso, más pobre y más lejano.


Ricardo López Rubio
(Datos EXIF - D7100 - ISO400 - 38mm - f/11 - 1/125 sg.)