"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

viernes, 3 de junio de 2016










Observar.


A través de este medio de comunicación y acompañado siempre por una fotografía, algunas temáticas de mis pensamientos escritos, han ido dirigidos hacia la saludable habilidad de observar. 

Y es que observar es mirar a algo o a alguien con mucha atención y detenimiento para adquirir algún conocimiento sobre su comportamiento o sus características, según nuestro insuficientemente utilizado diccionario de la RAE (léase Real Academia Española)

En mi caso particular procuro observar lo cotidiano, lo que habitualmente me rodea y envuelve cada día, lo llamativo y lo aparentemente sin importancia.

Observo lo que otros miran pero no ven. Observo lo que otros dejan pasar de lado o aquello que les hace dar la vuelta e incluso lo que a otros les lleva a cerrar sus ojos por no aguantarle la mirada.

Son muchos estímulos visuales los que diariamente giran a mí alrededor y que me proporcionan una idea muy aproximada del mundo en el que vivo y de las personas con las que convivo y comparto alguna parte de mi vida.

Un mundo mayoritariamente superficial, incívico, insociable y egoísta. Un mundo insolidario y sin escrúpulos, con seres que dañan a los demás y desoyen la profunda voz del respeto y las normas mínimas de convivencia. 

Un mundo sin valores donde la huella del ser humano es cada vez más alargada y su impronta más amarga y destructora.

Si es que ya lo dice mi sabio amigo Paco : 

“Aquí, en este mundo, todos van a lo suyo,
menos yo que voy a lo mío”.

Ahora que todo está tan convulso y que las aguas no están en su cauce yo seguiré aquí, observando el mar, admirando el espacio infinito que ocupa, con los enormes cantiles que lo abrazan y el inmenso cielo que lo cobija.

Quiero observar y notar la libertad de su continuo murmullo, el incesante ir y venir de su cadente movimiento y dejarme llevar por su grandeza y majestuosidad.

Quiero observar la estela del humeante y resplandeciente sol que parece querer trasladarme por su camino de luz hacia un lugar desconocido y lejano donde experimente y sienta la libertad que tanto busco y reclamo. 

Quiero viajar a través de mi imaginación hacía un lugar que posiblemente no exista pero con el que sueño continuamente y que, quizás algún día, llegue a encontrar.

Fusionarme con la libertad de un entorno infinito y sentir la paz plena, esa paz que ansío y busco desde siempre.

Allí donde la huella del ser humano jamás encuentre descanso.

Sólo la mía a solas con el mar.
Ricardo López Rubio
(Datos EXIF - X100S - ISO 200 - 23 mm - f/8.0 - 1/250 sg)