"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

lunes, 5 de junio de 2017


Miedo



Hace unos días, mientras paseaba, me encontré a mi paso con la imagen que ilustra la reflexión de hoy.

Me detuve ante ella y me hizo pensar y recordar viejas cuestiones de épocas pasadas.

“No puedo remediar tener miedo en determinadas fases de mi vida doctora.” – le dije.

“El miedo es libre, y por tanto está en su perfecto derecho a tenerlo y manifestarlo tal cual como se sienta en cada momento y ante cada situación”. - me respondió mi neuróloga en su consulta.

A veces resulta justificado cuando un contexto determinado nos supera y mostramos sobradas incapacidades de gestionar nuestros sentimientos convenientemente para controlar ese preciso instante.

El miedo, provoca angustia, soledad y pánico estimulado unas veces por la presencia de un peligro real y otras, en cambio, causada por un pánico que no es más que el fruto de nuestra enfermiza imaginación.

El miedo desemboca en desconfianza e impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que deseamos realmente.

El miedo es el indeseable acompañante que manipula nuestro cerebro a su conveniencia llevándonos a su terreno y destruyendo, en gran parte, nuestro ser y nuestra razón.

El miedo abruma, paraliza, agota y al final arrastra y nos precipita al vacío más profundo hasta llegar a destruirnos.

Pero al mismo tiempo, increíblemente, el miedo nos ofrece la oportunidad para poder sobrevivir y adaptarnos, de la mejor manera posible, a nuestro entorno más cercano. 

El miedo sirve para huir y ayuda a alejarnos de un suceso para el cual todavía no estamos suficientemente preparados. 

Cómo la alegría, la sorpresa, la ira, la tristeza y el asco, el miedo es una de las seis emociones primarias ya que se encuentran en esta secuencia las seis expresiones faciales. 

Actualmente tenemos miedo de nosotros mismos, de lo que tenemos, de lo que somos, de lo que podemos llegar a ser e incluso tenemos miedo de lo que no tenemos, de lo que no somos y  de lo que no podemos llegar a ser.

Nuestro pasado es la excusa perfecta para que afloren nuestros miedos, nuestros fracasos y decepciones y sin darnos cuenta vamos desperdiciando día tras día. El paso del tiempo es inescrutable y no caemos en la cuenta de ese “pequeño detalle” 

El miedo es un pesado lastre que soportamos diariamente dentro de nuestra “mochila” y en numerosas ocasiones no sabemos cómo liberar de peso esa molesta “mochila” para poder viajar más libre y feliz en esta vida.

Al final creo que lo importante no es lo que nos ocurre, sino cómo lo afrontamos.

Hacerlo con sabiduría nos llevará a vivir plenamente, en paz y siendo consecuente e integro.

“Estoy solo y muy solo, solo en la noche sola y el silencia alrededor.
Es muy negra la noche de silencio sobrecogedor.
Mi alma, triste, llora y busca luz. Resplandor”


Ricardo López Rubio
(Datos EXIF X100S - ISO200 -f/5,6 - 1/500)