"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

domingo, 27 de agosto de 2017











Puerta 42.




Es una fría tarde de finales de otoño. Camino lento por las retorcidas y silenciosas callejuelas de un vetusto y olvidado barrio mientras escucho, a lo lejos, el lento tránsito del agua de un arroyo.

Me acompaña su cadencioso sonido y, paulatinamente, consigue inmiscuirme en su mundo cautivado por su seductora resonancia.

Decido ir a su encuentro mientras atravieso lentamente las torcidas, estrechas y empinadas callejuelas del vetusto barrio.

El silencio acompaña mi paseo, sólo quebrado por el sonido de ese arroyo que cada vez siento más de cerca pero aún no diviso.

Miro a ambos lados de la calle, siempre con mi cámara fotográfica dispuesta, y esperando la ocasión para captar un sentimiento coherente.

Todo parece distinto en este lugar, como si no pasara el tiempo, o por lo menos, no de manera tan vertiginosa como con el que estoy habituado a convivir diariamente.

No encuentro a nadie a mi paso, lo cual no me preocupa lo más mínimo, ya que hace saborear mejor este sitio.

Me detengo un instante delante del número cuarenta y dos de la calle y tanteo con mi mano una robusta y hosca puerta de madera, medio abierta, rematada con pequeñas figuras de hierro y sometida con un gran cerrojo de metal por donde renace un exiguo rayo de luz proveniente del interior de la vivienda. 

Al lado hay una pequeña ventana, con la persiana bajada y acorralada por una tupida y estropeada verja, medio tapada por diversos objetos que decoran este espacio.

Sobre una de las viviendas hay viejas y luctuosas ropas tendidas y aireadas en desgastados cordeles atados sobre la descascarillada y desvencijada fachada. 

Pesados maceteros de piedra y madera decoran, con abundantes y selváticos arbustos, la estrecha y empinada calle del vetusto barrio y, entre ellos, asoman impasibles y somnolientos unos pequeños gatos rebuscando el efímero calor del sol de la tarde.

En las juntas de los adoquines brotan pequeños matojos nacidos de los espacios de umbría y humedad creando un efecto de tapiz resbaladizo a lo largo de la empinada callejuela.

Mientras cae la tarde y el frío viento otoñal invade la calle, se van introduciendo en el ambiente una mezcla de olores que no consigo aislar y al mismo tiempo, azotando las techumbres de las casas, se remueven sus destartaladas tejas recreando un extraño sonido que resulta agradable y enigmático al mismo tiempo.

Al fondo de la calle, mientras sigo caminando y tomando algunas fotografías, escucho la tenue voz de una muchacha. Sola, elegante, misteriosa, vestida de negro y, cubriéndole la cara, lleva un velo de encaje, portando una pequeña vela encendida mientras expresa, cabizbaja, confusas palabras, quebrando melódicamente, el silencio de aquellas callejuelas.

Contemplo lo poco que queda de una antigua casa, rematada con un escudo de piedra en un extremo de su fachada. Preside una gran puerta de madera, circundada por dos grandes columnas de mármol rojizo, medio caídas por el peso soportado de unos viejos maderos, carcomidos por el tiempo y la deprimente indolencia. Tal vez esta casa sea un vestigio de lo que fue una época muy diferente a la actual en este viejo barrio.

Signos inequívocos de vida de este menesteroso lugar en el que me encuentro sólo, como yo quería, en el silencio y saboreando la paz que tanto ansío.

Pasado y presente en una sola calle.

Ahora sigo mi camino buscando ese arroyo que me cautivó por su seductora resonancia y su sonido cadencioso.


Ricardo López Rubio
Datos EXIF (D750 - ISO 400 - f/2.8 - 1/250s sg.)