"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

viernes, 5 de junio de 2020



Un muro





Son las seis de la mañana y, como cada día, el despertador me recuerda que debo comenzar a vivir una nueva jornada.

Me levanto y, en principio, todo parece ir como de costumbre. 

Repito la misma rutina, aunque una extraña sensación, diferente a la de cualquier otro día, parece apoderarse de mí desde el primer instante.

Lentamente desciendo a oscuras las escaleras, apoyado firmemente al pasamanos de madera.

Todo lo que me rodea parece estar como cualquier otro día, aunque un profundo silencio aflora a cada paso que doy. 

El cantar de las diversas aves que sobrevuelan cerca de casa, yendo y viniendo de sus nidos, resulta muy estridente y hasta el mínimo sonido retumba con fuerza.

Enciendo la televisión al mismo tiempo que saboreo el café de la mañana mientras el presentador de las noticias recuerda la situación actual en la que se encuentra todo el territorio nacional y gran parte de Europa y resto del mundo.

El estado de alerta y el confinamiento de, prácticamente toda la población, es una increíble realidad.

Parece un relato de una novela de miedo o una pesadilla en la cual, de un momento a otro, voy a despertar y apenas recordar.

Pero no es así, no es así.

Salgo de casa para ir a mi puesto de trabajo. Hace bastante frío y todavía es de noche, aunque parece asomar a esta temprana hora, un ligero resplandor en el horizonte.

Sigo la misma ruta de cada día, me detengo en los mismos semáforos, tomo las mismas carreteras, las mismas calles.

El sonido del motor de mi moto y mi respiración es el único sonido que escucho en todo el trayecto. 

En el camino no me he cruzado con nadie, con ningún peatón, ningún vehículo, nadie.

Estaciono la moto en el mismo lugar de cada día, pero hoy todo es diferente. El espacioso aparcamiento está completamente vacío.

Son las siete de la mañana y me encuentro sólo en el centro de la ciudad.

La arteria principal, habitual zona de paso de tráfico y de viandantes, es un tenebroso espacio vacío, oscuro, silente.

Los comercios y tiendas están cerrados, no transita nadie, no pasa un solo vehículo, ni transporte urbano. Nada.

Son las siete y cuarto y ya ha amanecido, mientras el tibio sol que se refleja sobre algunos ventanales de los edificios es la única señal de vida. 

El silencio sobrecoge profundamente y tengo miedo mientras vienen a mi recuerdo las palabras de un viejo amigo que decía:

“Estoy solo y muy solo
Solo en la noche sola
Y el silencio alrededor
Es muy negra la noche
de silencio sobrecogedor
Mi alma triste, llora
Y busca luz
Resplandor”.

Hoy un gran muro se ha levantado delante de mi vida y la de gran parte del resto de la humanidad.

Un muro que me impide ver con cierto optimismo el futuro más cercano. Las dudas, los temores, los miedos se han adueñado de mi vida.

Hoy es el primer día de otros muchos que vendrán así.


Fdo : Ricardo López Rubio.
Datos EXIF (X-T30 - ISO100 - F/5.6 - 1/100).

Imprimir PDF