"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

jueves, 6 de agosto de 2015









Cambios.



Cuando las cosas se realizan a la fuerza, casi con toda seguridad que no salen como debieran.

Nos hemos acostumbrado a forzar las situaciones y, antes o después, alguno de esos lados se fractura total o parcialmente y siempre suele ser por el extremo más débil.

En repetidas ocasiones nos empeñamos en imponer nuestro criterio anteponiendo los deseos más primarios a la lógica y a la razón.

Nos cegamos ante el ímpetu que tenemos por conseguir nuestros objetivos a toda costa y sea como sea, y pecamos de no recapacitar, o de no escuchar la voz del otro, ni su criterio, ni sus pensamientos, ni su experiencia, ni sus advertencias.

Indiscutiblemente cambiar las cosas es positivo si es para mejorar, pero ante todo creo que hay que respetar los tiempos, las formas y el espacio. Todo está colocado y dispuesto de una manera determinada porque tiene su razón de ser. 

Nada se posiciona sin tener un sentido lógico y lo que sea cambiar esos tempos es ir “contra natura”.

No hace falta ver cómo estamos cambiando el medio ambiente y las drásticas consecuencias que está teniendo en el ecosistema.

Temperaturas extremas, sequías, inundaciones, terremotos, contaminación, enfermedades… lacras de todo tipo y por todos sitios. No sólo se producen en los llamados países del tercer mundo, los países “desarrollados” ya están pasando por graves e insospechadas situaciones que hace unos pocos años era una quimera que sucedieran.

Desde hace años estamos apostando demasiado fuerte en un juego muy peligroso en el que, atendiendo a los últimos años, tenemos todas las de perder. 

Estamos agotando y destruyendo los recursos naturales y destruir la naturaleza es destruirnos a nosotros mismos.

La naturaleza necesita de nosotros y nosotros de ella para mantener el medio ambiente y el ecosistema en condiciones óptimas para poder vivir en paz, en armonía y con las máximas garantías de continuidad para próximas generaciones.

Y es que la naturaleza es muy sabia y busca incansablemente hasta encontrar de nuevo su camino para seguir subsistiendo.


Ricardo López Rubio
(Datos EXIF - D7100 - ISO 100 - 24mm - f/7,1 - 1/100 sg)