"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

sábado, 29 de agosto de 2015





Respeto.



Uno de los recuerdos que guardo de mi etapa de estudiante, no solo en el colegio (la relegada E.G.B) sino también en el instituto (el antiguo B.U.P y C.O.U) es el momento en el que puntualmente hacía su entrada al aula el "maestro".

Con paso lento, pero firme al mismo tiempo, se aproximaba al estrado y pacientemente iba coronando cada uno de los viejos y chirriantes peldaños que había hasta alcanzar la desgastada y temerosa tarima de madera. 

Profesor : "¡¡Buenos días señores!!
Alumnos : "¡¡Buenos días Don Arturo!!

En respetuoso silencio y todos en pie, recibíamos a nuestro maestro, a nuestro viejo profesor, a esa persona entrañable y al mismo tiempo respetable y respetada por todos.

El maestro era esa "figura" encargada de enseñarnos y aportarnos valores y conocimientos de humanidades, de ciencias, de ética, de..., de casi de todo. La persona que representaba el valor más importante y necesario para todo ser humano, la educación.

Hoy se puede ver este acto de respeto como una actitud anticuada y retrógrada, no digo yo que no, pero lo que no me cabe la menor duda es que durante mi época de estudiante, se respetaba mucho a la persona que nos hacía partícipes de sus experiencias y conocimientos  con exquisita educación.

Y es que el respeto era como una asignatura subliminal, una disciplina que no estaba en los programas educativos, pero que día a día, casi sin darnos cuenta, íbamos embebiéndonos de ella.

Años después conservo en mi recuerdo esa época porque me ha ayudado a ser mejor persona y a formarme como ser humano.

He aprendido a respetar a nuestros mayores, a valorar sus opiniones,  su forma de ver la vida, a empatizar con las dificultades de su época, a comprender las dificultades por las que atraviesan en la actualidad, a respetar su declive y a valorar todo lo que nos aportaron en su momento.

Y es que ellos son dueños de una vida y de una experiencia que nosotros no tenemos. Nos han regalado el inmenso premio de acercarnos la cultura, sus costumbres, su pasado, su experiencia...

Y yo se lo agradezco profundamente porque, desde mi infancia, una parte importante en mi proceso de aprendizaje ha estado dirigido hacia el respeto propio y ajeno.

Y es que el respeto es miramiento, consideración y deferencia.


Ricardo López Rubio.
(Datos EXIF - D7100 - ISO100 - 70mm - f/5,6 - 1/400 sg.)