"Ese instante en el que la vida se detiene de repente para que yo la capture con mi máquina"

Páginas

Tras mi foto, ¿Por qué?

TRAS MI FOTO es el motivo que me ha llevado a compartir con el mundo algunas de las aficiones que más llenan mi vida y que ocupan gran parte de mi tiempo libre.
La fotografía y la escritura me proporcionan la libertad que necesito. Con ellas expreso mis sentimientos, mis vivencias y mis inquietudes.
TRAS MI FOTO es un baúl, el cual iré compartiendo y llenando, poco a poco, paso a paso y foto a foto.
......
....
..

viernes, 11 de noviembre de 2016



Hacer o crear una fotografía.

Fotografía participante en la muestra fotográfica VESTIGIA TEMPORIS titulada PRESENCIAS DEL PASADO


Me preguntaban hace unos días, en la inauguración de una muestra fotográfica en la que participaba junto a otros compañeros de afición, que elementos utilizo para hacer una fotografía.

Se interesaba por la clase de objetivos que suelo utilizar, si uso luz de flash, filtros, marca y modelo de cámara de retratar y un sinfín de preguntas sobre los utensilios, más o menos necesarios, para dar forma a una imagen.

No me resulto extraño que obviara otros elementos. Hoy en día la fotografía es una expresión artística considerada muy a la baja y que está al alcance de todos.

Además, la irrupción del mundo digital y el perfeccionamiento continuo de los dispositivos hacen que se valore menos el trabajo que conlleva crear una fotografía.

Y es que no es lo mismo hacer una fotografía que crear una fotografía.

Esperé unos instantes antes de contestarle al considerar la pregunta de gran enjundia y procurando ser muy cauteloso dadas las diversas interpretaciones que proporcionamos los profanos en la materia y con las que muchas veces solemos errar y pasarnos de “sabios”.

El primer elemento que utilizo en la búsqueda y creación de una fotografía es el más transcendental e importante de todos. El sentido artístico de la fotografía.

¿Y en qué consiste? – me preguntó

Es la nostalgia y pasión que me estimula en exclusiva en un lugar concreto y en un instante determinado. Es ese efímero instante en el que la vida se detiene, de repente, ante mí, para que la capture con mi máquina de retratar.

Cuando realizo una fotografía, le dije, procuro que por sí misma sea capaz de trasmitir fielmente la realidad del momento en el que me encuentro.

Posteriormente incorporo los patrones, leyes y normas elementales para conseguir una sencilla y acertada composición.

Puntualizo la luz y ambiente adecuados creando una atmósfera que evoque interés por la escena.

Depuro el punto de enfoque y ajusto la precisión de la nitidez en los fragmentos más trascendentes de la imagen.

Elijo la profundidad de campo adecuada que sea capaz de dirigir visualmente hasta donde pretendo llegar.

Incorporo líneas rectas y curvas para desplazarme a través de la imagen y crear movimiento en la escena dándole vida.

Después pulso el pequeño y mágico botón del disparador y la tecnología se encarga de hacer el resto del proceso.

La suma de cada uno de esos elementos conformará la imagen resultante y así, en algunas ocasiones, consigo el sentimiento deseado y la imagen buscada.

“¿Le he contestado a su pregunta?” – le dije. 

“Ya lo creo que sí. Ahora entiendo perfectamente la diferencia entre hacer y crear un fotografía.” – me contestó con complacencia.

Y allí lo dejé. Sólo, absorto e intrigado, admirando de nuevo la misma imagen, pero esta vez, de manera muy diferente a como antes la veía. 

Retener la sublime belleza y sensibilidad
Es un equilibrio extremadamente precario e irrepetible.
Todo ha ocurrido en una fracción de segundo;
al siguiente…,
…la escena ya no está.

(Manuel E. Mira)

Ricardo López Rubio
(Datos EXIF : D7100 - ISO 100 - f/5,6 - 30")